Francisco de Paula Taforo

Una de las figuras más interesantes y conflictivas del periodo es don Francisco de Paula Taforó, sacerdote jesuita nacido en Valparaíso en 1816. Hijo “ilegítimo” de don Francisco Javier Márquez de la Plata y doña Jesús Zamora viuda de Taforó. Destaca en sus estudios, incorporándose al sacerdocio. Viaja por América y Europa, y se encuentra en Santiago el día trágico del incendio del Templo de la Companía. Imparte consuelo y solidaridad a los desamparados, y participa activamente en comisiones para recaudar fondos destinados a crear un monumento a las víctimas y socorrer a los huérfanos. Allí trabaja codo a codo con Enrique Meiggs. En 1878 muere el arzobispo de Santiago, don Rafael Valentín Valdivieso, dejando tras sí un grave conflicto entre el Estado y la Iglesia. El gobierno del Presidente Pinto incluye a Taforó en una terna para elegir al sucesor de Valdivieso. Los conservadores levantan la figura de Joaquín Larraín Gandarillas, contra la Iiberal de Taforó. Ya toda la ciudad hablaba del arzobispo “electo”, provocando la intervención del Vaticano.

El conflicto terminará sólo en tiempos del Presidente Balmaceda, cuando es designado arzobispo don Mariano Casanova. Taforó se da tiempo para participar activamente en la vida de la Tercera, donde es querido y respetado. Al fallecer el 27 de enero de 1889, la Tercera le rinde un profundo homenaje por intermedio de su Director, don Enrique Silva Yávar. Nunca fue voluntario, pero sirvió a la Tercera como uno de sus mejores hombres.

Botón volver arriba