Actualidad

Buenaventura Cádiz Patiño, Personaje Ilustre de la Tercera

Buenaventura Cádiz Patiño

 

Fundador de la Bomba del Poniente, hoy Tercera Compañía y del Cuerpo de Bomberos de Santiago. Se incorpora a nuestras filas con tan solo 19 años de edad en Diciembre de 1863 consagrando así su entusiasmo, pasión y actividad a nuestra causa.

A partir de 1868 comienza su carrera como Oficial de nuestra Compañía: Ayudante, Secretario, Tesorero, Teniente Segundo, Teniente Primero, Capitán y Director, mostrando en cada ocasión “relevantes condiciones de trabajo i mando, a la vez que el cabal concepto del deber i disciplina”.

En Abril de 1879, en horas de peligro para la patria, es electo Capitán de los Bomberos Armados, partiendo al norte del país y mezclando sus esfuerzos con Ramón Allende Padín, Benjamín Dávila Larraín, Ambrosio Rodríguez y tantos otros Bomberos de Santiago, que prestaron valiosos servicios en la provisión y ambulancias del Ejercito en campaña.

En 1875 alcanza el tercer premio del Directorio.

En 1880, le es otorgado el Premio Municipal “A los salvadores del Cuartel de Artillería”.

En 1883, el quinto premio de la Compañía y algunos años más tarde, el broche de oro de treinta i cinco años de servicios.

Nacido en la comuna de San Antonio el 11 de Noviembre de 1844, de oficio empleado. Hombre letrado, que se destaca como un gran comerciante de la Región de Valparaíso.

Se inicia en la Respetable Logia “Deber y Constancia” Nº 7 el 24 de Marzo de 1871, figura en la nómina de fundadores de la R:.L:. “Verdad” Nº 10.

Dentro de la Masonería Chilena ocupa los más diversos cargos: Diputado de la R:. L:. “Justicia y Libertad” Nº5, Gran Orador de la Gran Logia de Chile, Miembro del Consejo del Gran Maestro de Chile, Secretario de la sección simbólica y de ritos, fundador de los capítulos 14, 16 y 18.

El 6 de Mayo de 1902, fue designado Serenísimo Gran Maestro adjunto, decisión que es ratificada el día 23 de los corrientes, donde se le nombra Serenísimo Gran Maestro en Titulo. Durante su mandato se produce el único cisma que ha vivido la fraternidad en Chile, periodo en que se trizaron las relaciones masónicas entre sus miembros, ocupando algunos el Club de la Republica, y descolgándose otros conformando una Gran Logia Simbólica.

Su sabiduría, lo impulsa a reconstruir relaciones las fraternales relaciones rotas entre los Hermanos de la Orden, siendo superado el conflicto.

Fallece el 15 de Septiembre de 1906, pasando a decorar el Oriente Eterno y ostentando aún el título de Serenísimo Gran Maestro de la Gran Logia de Chile y de Voluntario Honorario de Nuestra Tercera Compañía.

 

 

 

Día del Patrimonio Cultural

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar